Diferencia entre valor y virtud, como distinguir cada una con ejemplos

¿Qué es un valor, que es una virtud? Lo que queda claro en términos generales es que ambas son buenos y deseados. Cuando piensas en alguien, y te dice que tiene buenos valores y virtudes, percibes que es alguien para confiar.

Y no te falta razón, en ambos casos se refiere a algo bueno. Pero su aplicación es distinta y por tanto aprender a diferenciarlo te permitirá saber cuándo aplicar que algo tiene una virtud o alguien está lleno de valores.

Conociendo el valor y la virtud.

diferencia entre valor y virtud

Lo que tienen en común es que ambos se encuentran relacionados a aspectos positivos que queremos resaltar.

Los valores, cuando nos referimos a una persona, estamos hablando que tiene buenas cualidades que son apreciadas por otras personas o una empresa.

Ya sea por ejemplo una buena educación, que permite ser aceptado con gusto en la sociedad. O una cualidad que le permite desempeñarse en una situación, el cual es agradecido e incluso admirado por quienes lo rodean.

Puede hablarse en un caso práctico que alguien tuvo el valor de enfrentarse a la adversidad, a pesar de tener miedo. Con esto se refiere a alguien del cual admiramos que puede trabajar incluso con el temor encima.

La virtud es diferente, en el sentido que está obrando de manera buena. Ya sea por un buen desempeño o porque realiza siempre lo correcto, alguien con virtudes se considera destacado en el campo.

Percibimos a alguien  que tiene una calidad moral superior a la del resto.  Pero también suele ser conferido a las personas que pueden desempañarse de manera extraordinaria para algunas actividades.

Por ejemplo, alguien que se le considera un virtuoso en el piano, tiene la gran facilidad de poder tocar las más hermosas melodías. Con un talento que se encuentra por encima de la media.

¿Y cuál es la diferencia exacta?

Una de las grandes diferencias es que los valores son subjetivos en gran medida. Para unos, algo puede llegar a tener un valor, mientras que para otros puede no serlo.

Alguien que se enfrenta a la adversidad en ciertas condiciones puede ser un valor positivo para una persona, mientras que para otra puede llegar a ser alguien que no sabe apreciar su vida lo suficiente.

En cambio, las virtudes son más que nada un conjunto de hábitos, no un solo aspecto. Y estas pueden y deber ser entrenadas para ser perfeccionadas. Esto se logra por medio de la repetición y el trabajo diario, además de ser apreciadas por la sociedad en general

En conclusión:

Por lo tanto, un valor es algo innato en una persona, mientras que una virtud es adquirida por hábitos. Además que el valor puede ser intrínseco y jamás ser mostrado, mientras que la virtud debe ser demostrada para que otros la aprecien.

También vale la pena destacar que las virtudes son positivas por completo, mientras que en el lado de los valores existen algunos negativos.

Estos son los consideradores antivalores, que pueden terminar por afectar al individuo en sí, a las personas que lo rodean o a una sociedad entera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *