Diferencia entre tristeza y melancolía, dos estados emocionales fáciles de confundir

La diferencia entre tristeza y melancolía es que al estar triste la persona se encuentra en un estado anímico causado por algo poco favorable para ella, dando lugar a estado pesimista y con tendencia al llanto. La melancolía esta en una especie de estado donde no puede sentir casi nada y se encuentra relacionado a un sentimiento por lo regular.

En ambos casos estamos hablando de estados emocionales ajenos a alegría o cualquiera estado positivo. Ambos se refieren a estados negativos que no quisiéramos estar sintiendo, además que suelen confundirse muy fácilmente.

Conoce la diferencia entre tristeza y melancolía.

diferencia entre tristeza y melancolía

Para entender mejor cada estado, vamos a definir cada uno por separado y conocer sus diferencias.

¿Qué es la tristeza?

Las personas sufren tristeza cuando han pasado por un suceso que es poco favorable y agradable para su vida. Esto los hace caer en un estado emocional donde no sienten alegría y suelen haber ganas de llorar.

Es básicamente el opuesto a la alegría, y su utilidad radica en que nos permite enfocarnos en una situación que nos sucedió. Es decir, luego de ciertos eventos puede que quedemos tristes por lo sucedido.

Se considera que a nivel emocional se utilidad es detenernos de nuestras actividades cotidianas y entrar en reflexión de lo sucedido. Es el punto de arranque de aceptación para posteriormente reordenar nuestras ideas y volver a la actividad.

¿Qué es la melancolía?

Cuando alguien tiene melancolía parece no tener la posibilidad de presentar estados emocionales. Algunos lo definen como una especie de tristeza profunda, en donde se anda por la vida en un estado de apatía total.

Se le puede considerar una especie de insensibilidad emocional, ya que al caer en este estado no podremos alegrarnos, pero tampoco experimentar otras emociones como puede ser la ira, la frustración o enojo.

Puede en algunos casos haber algunos síntomas físicos que lo acompañen, como opresión en el pecho, disminución notable de la motricidad y en general una inhibición a nuestro sentir de todos los días.

En conclusión:

La tristeza es detonada por algún evento, lo cual nos causa desanimo. Es una pausa para la reflexión de lo sucedido, por lo que estaremos pensando en ello y suele ser acompañado de llanto, enojo y sentimientos negativos.

Pero la melancolía va más allá, en donde permea a toda nuestra actividad general. Perdemos momentáneamente la capacidad de reacción a distintos tipos de sentimientos, y suele ser causado por una falta de aceptación del presente, de la situación actual de su vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *