Diferencia entre texto continuo y discontinuo

Los textos son el método para poder comunicarnos por medios escritos. El conocer como utilizarlos de manera eficiente y correcta nos permitirá lograr comunicar el mensaje de la forma que nosotros queremos.

Existen muchos aspectos a tomar en cuenta, pero ahora vas a aprender la diferencia entre un texto continuo y discontinuo. Un recurso de escritura que solemos utilizar, pero al mismo tiempo igual ignoramos su existencia. Veamos qué diferencia existe entre un texto continuo y uno discontinuo.

Diferenciando entre texto continuo y discontinuo.

Diferencia entre texto continuo y discontinuo
¿Que diferencia existe entre los textos continuos y discontinuos?

Existe un factor fundamental que los diferencia y todo se encuentra en su estructura.

Un texto continuo, tal como indica su nombre, podemos encontrar un formato que se usa de manera continua a lo largo del texto. Por lo tanto, se vuelve predecible y termina por ser más cómodo para algunos lectores.

En este caso, podemos notar que todo un libro se encuentra escrito siempre con párrafos de 4 líneas. Este formato se mantiene durante toda la obra, lo que da esa sensación de continuidad persistente.

En los textos discontinuos se rompe ese patrón de repetición. Se hacen uso de diversos recursos para poder comunicar de mejor forma según el autor. De esta manera, pueden ejemplificar o ampliar mejor la información.

Un buen ejemplo de ello es hacer uso de diversos tipos de diagramas intercalados con el texto. De esta forma, lograr llevar el mensaje al haber hecho uso de distintos tipos de textos. Una ejemplificación potenciada.

La principal diferencia a resaltar.

Ahora bien, ya conoces como se estructuran este tipo de textos. Pero existe un apartado que merece su propia mención: la comprensión del texto. Ya que es uno de los motivos principales para usar uno u otro método.

En un texto continuo, es necesario leer todo el texto para poder entender de que se está tratando. Es creado como un solo bloque de ideas, por lo que se espera que hayas leído lo anterior. Una novela es un buen ejemplo.

En cambio, los textos discontinuos tienen la ventaja que pueden llegar a ser comprendidos al leer solo cierta parte. Por ejemplo, tal vez no leíste el texto anterior, pero al poder checar el diagrama entiendes una idea general.

Esta es probablemente la diferencia más importante a la hora de utilizar un método u otro. Es por eso que los continuos suelen ser más utilizados en novelas. Pero los textos discontinuos son más usados en libros pensados para la enseñanza.

Ya que una novela necesitas leer todo para poder entender la historia, mientras que en uno educativo suele consultarse por partes a lo largo de un curso, por ejemplo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *