Diferencia entre tenis de entrenamiento y de correr

La diferencia principal entre tenis de entrenamiento y de correr radica principalmente en que los de entrenamiento son mejores para amortiguar en movimiento lateral y los de correr ayuda para el movimiento hacia adelante.

Ambos en el fondo son muy parecidos a simple vista y pueden parecer el mismo tipo de zapato. Pero algunos cambios pequeños en su diseño permiten que sea de mejor uso para cierto tipo de movimiento.

Conoce la diferencia entre tenis de entrenamiento y de correr.

diferencia entre tenis de entrenamiento y de correr

Es por eso que para dejar más clara la diferencia, ahora conocerás algunas características en específico.

¿Qué son los tenis de entrenamiento?

Se les llama así porque estos permiten amortiguar el movimiento para muchas clases de entrenamiento que impliquen variedad de rutinas. En donde tengamos que estar amortiguando de manera continua.

Por lo si  hacemos movimientos laterales, frontales, brincos o cambios de dirección todo el tiempo, la forma del tenis evitará que nos lastimemos. Es bastante acolchado de manera estratégica para evitar todo tipo de heridas.

Por eso se les llama entrenamiento, por la gran cantidad de movimientos que puede ayudar a hacer más cómodo. Desde las clásicas sentadillas hasta hacer saltos al pecho, están listos para resistir.

¿Qué son los zapatos de correr?

Este tipo de zapato se encuentra totalmente preparado para poder ayudar en los movimientos frontales. Una de sus principales características es que suelen ser más ligeros que el zapato promedio, para no agregar peso.

También poseen amortiguación adicional para la parte delantera, ya que al correr se estará haciendo hincapié en el peso frontal una y otra vez. Esta listo para brindar confort al pie para ir hacia adelante. También evita que se vaya daño a las rodillas.

La superficie se encuentra por lo general lista para resistir toda clase de terrenos, ya sea camino de tierra, arena o piso. Ya que se sabe que se estará corriendo en toda clase de terreno, cuidando en general.

En conclusión:

Ambos a simple vista pueden parecer iguales, pero sus diseños permiten que sea usado para distintos tipos de necesidades. Los zapatos para entrenamiento son más para movimientos que se realizan en el mismo lugar.

Como agachadillas, saltos al pecho o todo ello que no requiera recorrer distancias. Permite amortiguar los golpes y son cómodos. En cambio, el tenis para correr se encuentra especializado en el andar frontal.

En donde se busca que sean ligeros y no vaya a lastimar al dueño al andar de frente. Permitiendo que sus pies se encuentren a salvo, no lastimen sus rodillas y pueda andar sin problemas durante mucho tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *