Diferencia entre monarquía absoluta y constitucional

La diferencia entre monarquía absoluta y constitucional es básicamente que la absoluta se encuentra solamente regida por los deseos del monarca, mientras que la constitucional se encuentra limitada por una constitución.

La mayoría de personas se encuentran más familiarizada con la idea de un rey de poder absoluto, el cual aparece con más frecuencia en libros y películas. Pero diversas circunstancias han terminado por hacer nacer nuevas formas.

Conoce la diferencia entre monarquía absoluta y constitucional.

Diferencia entre monarquía absoluta y constitucional

Por este motivo vamos a conocer mejor cada concepto por separado.

¿Qué es  la monarquía absoluta?

Es una forma de gobierno en donde un monarca manda sobre una nación, un reino, y sus deseos son los únicos que cuentan. No se encuentra regulado, tiene poder absoluto sobre los designios de lo que se hará en la nación.

Esta forma de gobierno fue muy común hasta llegados al siglo XVIII, en donde los monarcas gobernaban con auténtico puño de hierro sus países. No había nadie que limite lo que diga, sus deseos se hacían.

Actualmente se encuentra casi desaparecido, existiendo en países como el sultanato de Omán o Arabia Saudita. Se considera poco ventajoso para el pueblo, por lo que se ha buscado abolir en muchos sitios.

¿Qué es la monarquía constitucional?

El monarca tendrá poder en una nación de acuerdo al que le otorgue una constitución escrita. Por lo tanto su poder no es absoluto, ya que existen leyes que se encuentran por encima de su palabra. No puede gobernar evitando dichas leyes.

Hoy en día es el tipo de monarquía más común que existe, además que suele ser compartido el poder con un presidente o primer ministro. Al final, estos últimos son quienes en realidad mandan en la nación.

Este tipo de monarquía es más bien tradicional, en donde se busca seguir manteniendo la figura del monarca. Pero no suele tener un poder real, ya que se encuentra muy lejos del mandato de un monarca absoluto:

En conclusión:

Ambos tipos de monarquía podemos decir son totalmente contrarios. Un monarca absoluto es como un rey clásico que conocemos, el cual podía hacer básicamente lo que quiera. No se encontraba limitado por nadie.

Esta figura del rey ha sido debilitada en favor del constitucional, el cual se encuentra ya limitado por ciertas leyes. Esto en la mayoría de los casos ha debilitado su poder al grado de ser más una figura tradicional únicamente.

Por lo tanto, no es un soberano que pueda hacer lo que quiera para gobernar, y de hecho ya su función suele limitarse a relaciones públicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *