Diferencia entre igual y similar, su utilidad al comparar

El ser humano siempre se encuentra comparando. Compara personas, cosas, programas de televisión y todo. Y empezamos a encontrar puntos tanto en común como diferentes entre ambos, para poder distinguirlos.

Aquí es donde entran dos términos que pueden llegar a causar cierta confusión en caso de no usarse correctamente: el caso de las palabras igual y similar. Que en algunos casos termina por ser mal aplicado.

Diferenciando entre igual y similar.

Diferencia entre igual y similar

Si bien en ambos casos estamos hablando de algo que tiene parecido, su definición los aleja bastante entre ellos.

¿Qué es algo igual?

Existen varias formas de abordar esta palabra. Por ejemplo, la más común es para poder comparar dos objetos de manera física o en sus características. En este caso estamos hablando que tienen las mismas características, sin cambios aparentes.

También suele utilizarse para situaciones, en donde hablamos que todo sigue igual. Por lo tanto, es importante notar el contexto en que se está utilizando, pero a grandes rasgos habla de algo que no ha cambiado.

Esto puede utilizarse en distintas expresiones, por ejemplo cuando te piden comparar dos objetos. Pero también cuando te dicen si tu situación económica, sentimental o cualquier otra ha mejorado o empeorado.

¿Y qué es algo similar?

En este caso podemos encontrar muchas similitudes entre dos objetos, imágenes o situaciones. Pero sin ser llegar a ser totalmente idéntico, por lo que también podemos encontrar una gran cantidad de diferencias.

Cuándos decimos que algo es similar podemos referirnos a que tiene una similitud leve o una muy grande. Pero en ningún caso vamos a decir que se ven iguales, por lo que el grado de similitud varía de la persona.

Por lo tanto, puedes ver a alguien que es similar a otra persona, pero en rasgos muy pequeños. Ya que en el conjunto es imposible que vayas a confundirlos, son suficientemente diferentes entre ellos.

En conclusión:

Podemos utilizar ambas palabras para comparar, pero también implican un grado de similitud muy diferente. Ya que cuando queremos decir que algo nos parece lo mismo decimos que es igual, que no hay cambios.

Pero cuando solo nos queremos referir a cierto parecido decimos que es similar. No hay forma que pensemos que es lo mismo, aunque cuenta con características suficientes para poder encontrar cierta comparación.

Comments

    • José mariño
    • octubre 12, 2023
    Responder

    Que bien

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *